domingo, 21 de octubre de 2012

Trukitos para dormirle... a lolitos!

Cada niño es diferente, sin embargo todos tienen algo en común... necesitan que les enseñemos a dormir, o más bien que les ayudemos a dormir, como si fuera una medicina. Y lo es, porque alcanzar un sueño reparador es tan necesario como comer y muchas veces ellos quieren, pero no pueden... entonces lloran y lloran. Alaia cuando más y más fuerte llora no es por hambre... es por sueño.

Cada madre, con el tiempo conoce a su hijo mejor que nadie, y aunque al principio no te lo creas, llega un momento en el que sabes lo que necesita y muchas veces es dormir...

Tu bebé llora: no tiene el pañal sucio, ha comido ya... entonces es que necesita dormir. 

Al principio cuando son recién nacidos se duermen solos, duermen casi todo el rato y lo que hay que conseguir es lo contrario... que permanezcan despiertos unos 40 minutos entre siesta, comida y siesta... pero a veces no se consigue. Me acuerdo que para que Alaia comiera los primeros días y noches le teníamos que hacer de todo, mojarle un poquito la cara, molestarle para que no se durmiera... había que despertarla cada 3 horas para que comiera... hasta que alcanzó el peso adecuado y entonces no le volvimos a despertar más por la noche, ya se encargaba ella de despertarnos a nosotros... con sus ruiditos nocturnos :)

Cuando pasa el primer mes, ya no siguen el ritmo del útero, ya están un poquito más de tiempo despiertos y hasta les cuesta volver a dormirse... sobre todo por la noche, llegan tan cansados que no pueden concentrarse en dormir, es entonces cuando tenemos que utilizar nuestras técnicas porque no paran de llorar... son las horas que llaman nuestras madres "las horas difíciles..."

Mis trukitos aunque habrá otros miles, tantos como madres....

* Dormir de lado: el osteópata nos dijo que era mucho mejor ponerle de lado que boca arriba ya que boca arriba están siempre apoyados en la parte trasera de la cabeza, en el occipital y se le puede aplanar... mejor dormir de lado, además ellos en el útero estaban de lado por lo que esa postura les resulta más familiar. No importa de qué lado, pero siempre les gusta uno más que otro, cuando te acuerdes cámbiale de lado aunque no es demasiado importante, al final se terminan moviendo.

*Ponerle límites, hacerle un nido: Los bebés en el útero estaban acostumbrados a dormir calentitos entre "4 paredes", apretaditos, en su huequito, agusto... de repente salen y les ponemos en cunas que, aunque empiezan siendo pequeñas son mucho más grandes que el espacio al que estaban acostumbrados... necesitan un nidito y eso se lo tenemos que hacer nosotros. Mi hermana me enseñó que enrollar dos mantitas una en su espalda y otra por delante, incluso que les rodees por arriba y por abajo les encanta, se sienten calentitos, protegidos. Una cosa que he aprendido es que a los bebés no les gustan las sábanas, no les arropan bien, por eso ahora entiendo porqué se venden los saquitos... porque se destapan un montón por la noche. Un trukito cuando son pequeñitos es enrollarles en un arrullo o toquilla, apretaditos para que se sientan tan arropados como en el útero, envolverles les hace sentir protegidos y les tranquiliza. La postura es con las piernas encogidas, ya que tan pequeñitos todavía no estiran las piernas y eso favorece la expulsión de los temidos gases.

*Doudou, mantitas... la importancia del tacto para su relajación: a los bebés les da seguridad que, aunque duerman en lugares diferentes como la siesta en casa de los suegros, en casa de tus padres, de viaje... siempre tengan algo que les recuerde a su cunita, al olor habitual de donde duermen, a tu olor... por eso se les pone un muñequito que se lleva a todas partes. Una vez me dijeron que cuando estás embarazada lo tienes que meter entre tu ropa para que huela a ti... además con el doudou yo le sujeto el chupete para que no se le caiga. Mi sobrina India le agarraba una esquinita y siempre la tocaba para relajarse (por eso algunos tienen etiquetitas para tocar...). Esto es lo típico que siempre hemos visto, que a los niños les gusta su mantita... y no duermen si ella, o sin su doudou por eso lo mejor es tener 2 (por si se ensucia para poder lavarlo o por si se pierde... aunque a los niños no se les engaña tan fácilmente, saben cuál es su doudou porque tiene un olor especial...) India también se lo ponía en la cabeza para taparse, yo creo que así se sentía más protegida, a mi cuando era pequeña me acuerdo que me gustaba dormir de lado y tener la oreja tapada con la manta... todos tenemos recuerdos de tacto de cuando éramos pequeños...



*Calorcito: a los niños les gusta dormir con calorcito que no con calorazo... un calor excesivo les puede provocar fiebre y la subida de la temperatura por esa causa es peligrosa y está directamente relacionada con la muerte súbita.

Para evitar la muerte súbita en bebés recién nacidos según mi matrona: 
* Ponerle el chupete con 15 dias para dormir
* No taparle en exceso, que no se ase de calor
* Que no duerma al lado de nadie que fume habitualmente o haya fumado justo antes de dormir
* Lactancia materna
*Dormir boca arriba o de lado, nunca boca abajo!!

*Colecho: dormir con tu bebés es una experiencia muy bonita, eso si, dormir un rato porque toda la noche... con lo que se mueven y con lo que os moveis vosotros... o tienes una cama de 2 metros o en una de 150 no es muy cómodo. Yo he dormido bastante con Alaia en mi lado, nunca en el medio, porque no me fiaba de que la aplastáramos o la tapáramos con el nórdico hasta arriba... al final cuando la meto en la cama por la noche para darle de comer, nos quedamos las dos dormidas. El colecho favorece la lactancia materna sin embargo, en mi opinión ni duermes bien, ni dejas dormir. Para mi la mejor forma de colecho es la de dormir en la misma habitación pero entonces se llamaría cohabitación. Le escuchas perfectamente a la hora de comer y le das de mamar a demanda como tiene que ser. Una buena idea para el colecho es este tipo de cunas que te permiten dormir a su lado y tener cada uno su espacio para dormir perfectamente. Lo malo es que son caras, de pequeño tamaño y no tienen ruedas, los niños, para coger el sueño muchas veces necesitan movimiento (como cuando estaban en el útero...)

Bednest

BEDNEST

*El silencio: para alcanzar un sueño reparador es imprescindible la tranquilidad, que no haya sobresaltos o ruidos fuertes o repentinos que interrumpan el sueño. Esto no significa que cuando el niño está durmiendo haya que hablar susurrando... Ander y yo desde el principio le acostumbramos a los ruidos cotidianos de la casa, eso si, no ruidos fuertes ni mucho menos. A los bebés les encanta dormir escuchando hablar a sus padres, mejor eso que el silencio total. Por eso se duermen tan bien en la calle, de paseo... a medida que van creciendo, su sueño es menos profundo por lo que necesitan un poco más de silencio. Alaia ahora con 4 meses duerme siempre en nuestra habitación, ya no tenemos el moisés en la sala, si se duerme en la hamaca la llevamos lo antes posible en la cuna y cerramos la puerta. Así alargamos su sueño para que descanse mejor porque las siestas ahora son cada vez más cortas naturalmente y cuando se despierta... la escuchamos de sobra... ya se encarga ella de que sepamos que se ha despertado!! :)

*Música, ruiditos: durante el primer mes duermen casi sin ayuda, sin embargo ya en el segundo mes necesitan pequeñas ayudas para dormir. Lo que más he utilizado es moverle bastante, ya sea en el carro o en el moisés y siguiendo un ritmo hacerle shhhhhhhhhhhhhhhhhh, shhhhhhhhhhhhhhhh, shhhhhhhhhhhhhh... ese ruido siguiendo un ritmo es casi hipnótico, hasta consigo que se duerma Ander jejejeje
Cuando nos canzamos de tener que estar encima todo el rato haciendo ruiditos, compramos para poner en la cuna una cajita de música e imágenes que se proyectan en la pared, al principio no les hacía ni caso pero luego le encantaban... eso sí, esa nana solo se la ponemos por la noche, para que la relacione con dormir profundamente (como es pequeña la llevamos de viaje también). Por el día en el carrito llevamos un peluche con una música diferente. 


*La luz: la diferencia entre la noche y el día hay que intentar inculcársela desde el principio, por eso durante el día hay que bajar solo un poco la persiana, que vea luz, que sienta que es una siesta y no duerma profundamente, por la noche es diferente, hay que bajar la luz antes de ir a la cama, luz tenue para que vaya asimilando que llega la noche y que hay que dormir con la persiana bajada... puedes utilizar una luz de seguridad o nocturna para darle de mamar por la noche...
Con estos cambios de luz vamos haciéndole ver la diferencia de nuestros horarios ya que en el útero no había horarios... eran los suyos...
La luz, la claridad es MUY IMPORTANTE para los bebés, por eso siempre que puedas, durante el día ponle debajo de una ventana para que le de la luz en la cara y genere vitamina D naturalmente (de todas formas le tendrás que dar las gotas diarias de vitamina D que te recomendará el pediatra durante el primer año).

Habrá otros miles... pero estos son los míos.








No hay comentarios:

Publicar un comentario