jueves, 3 de enero de 2013

El colecho: desmontando a Estivill

Antes de leer lo que era la crianza con apego yo pensaba que dormir con tu hijo era malo para él... yo nunca he dormido en la cama con mis padres de noche pero siempre he echado la siesta viendo la tele en la cama con mi madre y es algo que sigo haciendo siempre que puedo... cuando no trabajo, claro.

Me acuerdo que me puse de parto echando la siesta con mi madre y también me acuerdo que pocos días antes ella dijo... dentro de poco entre nosotras estará Alaia... (soy su hija pequeña y supongo que tiene que ser todavía más especial ser abuela de tu hija, a la que siempre verás como una niña).

Muchas veces, nos tumbamos en la cama con mi madre mi hermana, mis dos sobrinas y yo, y ahora solemos poner también a Alaia en un huequito... creo que hay algo especial en compartir una cama sobre todo entre tanta mujer... me encanta mi familia llena de mujeres...

Sin embargo yo no duermo con Alaia. Los primeros meses dormimos bastantes noches en la misma cama, luego hasta los 4 meses durmió en nuestra habitación en su cuna, pegadita a mi cama, pero la llevé a dormir a su habitación porque hacía tantos ruidos... que yo no descansaba, estaba todo el rato pendiente de sus ruidos y eso que no soy la típica madre que se levanta cada 5 minutos para ver si respira... su padre en cambio, ni la oía... no tienen el oído preparado por naturaleza :)

Desde hace unos 2 meses Alaia duerme en su habitación y no me siento para nada mal. Nunca la he dejado llorar, nunca he necesitado poner en práctica el método de Estivill. Sí ha necesitado movimiento de cuna, pero desde que va a la guardería ni eso, biberón y a dormir hasta la mañana siguiente.

Una de las razones por las que dejamos de dormir con ella en la cama es porque tenemos una cama de 150 y no quería mandarle a su padre al sofá... no cabíamos... sí, ya sé que hay gente que duerme en menos espacio, pero yo no puedo. El día que la llevé a su habitación, me costó, me quedaba 1 semana para empezar a trabajar... y ese día los tres dormimos muy bien así que desde entonces no ha habido cambio de cama.

Alaia nunca ha llorado por las noches. Desde el principio le costó dormirse, coger el sueño, y necesitaba un poco de meneito... bueno, meneazo jeje pero luego cuando tenía hambre hacía unos ruiditos y yo la cogía y la metía en mi cama para darle pecho, eso hasta casi los 6 meses y medio independientemente de que durmiera en la otra habitación. Por las mañanas es una gozada, cuando hace ruidos, vamos a verla y nos recibe sonriendo, ya sabe que estamos a su lado, aunque nos separe una pared, la puerta siempre está y estará abierta para ella.

Mi amiga Belén va a llevar a su hija a su habitación... tiene 15 meses ahora y entiendo que le cueste... siempre cuesta sea a los 2, a los 6 meses o a los 3 años. Es la primera vez que te "despegas" de él... en el buen sentido de la palabra, pero "despego" para mi no es sinónimo de "des-apego" yo tengo claro que mi crianza es con todo el apego del mundo aunque le haya dado el pecho solo hasta los 6 meses, tome biberón desde los 5, duerma en su habitación, vaya a la guarde y solo le lleve en la mochila de vez en cuando... eso sí, si alguna vez quiere dormir con nosotros por voluntad propia, no seré yo quien se lo niegue.

Os dejo un link a un post de un padre que me ha encantado, se llama Carlos Costa y el post se titula "Señor Estivill, creo que le he pillado", me ha parecido genial.


No hay comentarios:

Publicar un comentario