domingo, 7 de abril de 2013

Mirar y hablarle al bebé: Laura Gutman

Me está costando encontrar momento para dedicarle al blog. Alaia cada vez necesita más dedicación y yo siento que cada vez necesito más tiempo para mi. Esto último puede sonar mal, a veces se leen cosas en internet tal que: "no es normal que no quieras pasar todo tu tiempo libre con tu hijo" pues si, si es normal, por lo menos para mi.

Creo que tener un hijo, en parte es como tener una pareja, el tiempo que pases con esa persona tiene que ser un tiempo de calidad, reservarle los mejores momentos del día... sin embargo, hay momentos para una misma. Momentos de amigas y amigos, momentos de música y conciertos, momentos de leer, de hacer deporte, de ir de tiendas... cada uno que rellene esta lista con lo que más le guste... pero lo que está claro es que, aunque sean pocos momentos, porque un bebé requiere de mucha atención y dedicación... son momentos de placer exponencial, de desconexión, momentos tuyos. De lo que estoy segura es que tras esos momentos la dedicación al bebé es mucho más intensa, no es monótona, no es por obligación.

Ahora mismo, después de pasar el aspirador y la fregona por toda la casa (cosas que también hay que hacer de vez en cuando para que tu casa no parezca una película del Oeste...) me acabo de sentar delante del ordenador y he cogido un libro, un libro que me está encantado... tanto como el de Carlos Gonzalez (Un regalo para toda la vida).

Se llama LA MATERNIDAD Y EL ENCUENTRO CON LA PROPIA SOMBRA (Laura Gutman). Son dos libros indispensables y totalmente complementarios y compatibles.

Pongo los enlaces de la tienda online MUNDO TUERIS porque me encanta la tienda y el cariño que pone su dueña en su negocio.

Como no tengo mucho tiempo para leer, este tipo de libros está muy bien (no sería capaz ahora mismo de seguir una novela). Cada capítulo es diferente y cada vez que lo abro intento leerme por lo menos uno.

El de hoy era uno de mis preferidos: EL BEBÉ, EL NIÑO Y SU MADRE FUSIONADA que se resume en tres partes más importantes, base de la crianza con apego y pilares fundamentales, desde mi punto de vista para crear niños felices:

*Contacto permanente:
"El bebé debería estar en brazos de su madre todo el tiempo, sostenido, tocado incluso apretado, como de hecho estaba en el útero de su madre. Esto le permite estar en contacto permanente con otro cuerpo que delimita su propio cuerpo, que lo balancea, lo acuna, le canta y lo contiene" 

*Mirada exclusiva:
" Las mujeres que trabajamos fuera del hogar regresamos cansadas, con deseos de reencontrarnos con nuestros hijos pero también con las tareas pendientes. Las que no trabajamos fuera entramos en un ritmo doméstico que no acaba nunca y con la sensación de haber lidiado todo el día con los niños, en realidad no nos hemos permitido detenernos, mirarlos, observarlos y hacerles saber que hay un tiempo y  un espacio exclusivo para ellos. No es indispensable jugar con el niño. ES INDISPENSABLE MIRARLO" 
"Los niños suelen esperar largas horas para conseguir un tiempo exclusivo de dedicación y de mirada. Preguntémonos si últimamente hemos permanecido 15 minutos en el cuarto de nuestros hijos sentados en el suelo sin hacer ninguna otra cosa... la mayoría pierde..."

*Capacidad de compresión de los niños pequeños (hablar con ellos):
"Nos resulta disparatado que los bebés son seres que llegan al mundo con total capacidad de entrar en comunicación con los demás... la costumbre de hablar con los niños es poco frecuente por eso nos parece rara, suena ridículo dar explicaciones a un bebé o niño pequeño que lo único que en apariencia solo sabe llorar, mamar y ensuciar los pañales.... los bebés y los niños tienen cuerpos físicos más pequeños pero tienen, en cambio, más desarrollados sus aspectos emocionales, intuitivos, perceptivos, telepáticos. Lo que los adultos consideramos irrespetuoso (que nos se nos den explicaciones en determinado momento) nos parece natural en relación con los niños... ¿Porque es necesario que sepan lo que va a pasar? porque tienen derecho a organizar su entendimiento..."
Esto para mi significa decirle... ahora vas a comer, ahora vas a la guarde con Nuria, ahora vas a echar la siesta, ahora a dormir... ahora ama llora por..., ahora ríe por... hay que ir explicándoles con palabras lo que nos pasa, lo que vamos a hacer, donde vamos a ir, quienes son las otras personas.. tienen que entender las cosas que pasan y quienes son las personas que les rodean y es mejor que lo entiendan con nuestras palabras y de nuestra boca. Lo mejor para que un niño deje de llorar es hablarle normalmente, como si fuera un adulto, sin levantar la voz ni acelerar las palabras... eso si, hay que entender que son niños y que aunque razonan no le dan mil vueltas a todo como hacemos nosotros... son mucho más simples... son mejores.

:)






No hay comentarios:

Publicar un comentario