jueves, 8 de mayo de 2014

El tamaño del estómago del bebé y la ingurjitación mamaria

El otro día en las clases pre-parto comentamos los cuidados al llegar a casa del recién nacido.

Las que ya habíamos sido madres comentamos nuestra experiencia. Yo conté que me fui del hospital con Alaia muy poco espabilada, que todavía no me había subido la leche y que por si acaso compré un bote de fórmula.

El caso es que yo la notaba un poco hipoglucémica, pero le dieron el alta y me la llevé.

Al llegar a casa, le dimos 2 o 3 jeringuillas de leche de fórmula. Ya sabía que no quería darle con biberón, porque era algo momentáneo hasta que me subiera la leche así que le metimos en la boca el dedo pequeñito (con las manos muy limpias) y mientras ella lo succionaba, le íbamos dando las gotitas de leche.

La verdad es que luego la niña estaba mucho mejor, más movida, más despierta. Le había entrado de maravilla... y esa noche me subió la leche y ya le di pecho sin ningún problema, ella ya tenía fuerzas para succionar perfectamente.

Fuero unos primeros momentos difíciles al llegar a casa, estás nerviosa,  tu pareja también... el caso es que siempre he pensado que fue una muy buena decisión pero resulta que la matrona el otro día me llevó la contraria y creo que tiene razón.

No es que pase nada por darle un poco de leche de fórmula, sin embargo sabiendo el tamaño que tiene el estómago del recién nacido, está claro que no necesita más que calostro en ese momento.
Via Cozy bebé
El otro día estuve visitando a una amiga mía que acababa de tener a su primer hijo. Me contó que el primer día al llegar a casa lo pasó fatal porque cuando le subió la leche tuvo una ingurjitación mamaria.

Que qué es eso? pues eso es que se te ponen los pechos duros como piedras y enormes, que te empiezan a salir bultitos y por mucho que le pongas al bebé él no consigue succionar porque no tiene la suficiente fuerza para deshacer "los nudos". 

Lo más importante en estos casos es llamar a tu matrona, ella te dirá lo que tienes que hacer y sobre todo no desesperarte, ir a urgencias y pedir la pastilla que corta la leche. Es mejor solucionar el problema primero y luego ya tendrás tiempo de decidir si sigues con la lactancia o no, pero 

Hay una serie de instrucciones que nos da la matrona en estos casos: 
- No beber mucho líquido (ya tienes suficiente en el cuerpo y el problema puede ir a peor si introduces más agua en él). 
- Darte masajes en el pecho en forma de círculos para intentar "deshacer" los nudos y facilitar la salida de la leche.
- Poner calorcito en el pecho que quieres vaciar antes de intentarlo, el calorcito y los masajes son lo mejor para favorecer la salida de la leche. El calor húmedo es lo mejor. Una ducha de agua calentita es lo mejor, mientras te das el masaje. 
- Poner al bebé en el pecho que tengas más cargado una vez que hayas hecho los pasos anteriores. 
- Si el bebé no puede mamar, sacarte la leche con el sacaleches o con la mano (existen técnicas de cómo sacar la leche del pecho manualmente), este paso es un poco complicado porque en el momento de la ingurjitación mamaria es doloroso por ello lo mejor es que te ayude tu matrona. Llámala! 

Os dejo este vídeo que es interesante:


Mi amiga me comentó que después de estar con su matrona todo fue muy bien y hoy le sigue dando el pecho al peque. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario