sábado, 14 de junio de 2014

Mi parto número 2: segunda parte

Ariane ya estaba haciendo todos sus esfuerzos para salir y llevaba ya días bastante abajo como me dijo mi ginecóloga Verónica Alvarez de la Clínica Ginecológica de Bilbao. Yo estaba desde hace días dilatada de 2 cm y con el cuello muy blandito. Me dijo Verónica que tenía pinta de ser un parto facilito porque el camino estaba casi recorrido... eso me tranquilizó bastante.

Cuando llegamos a la sala de dilatación, la matrona me dijo que cómo quería que fuera mi parto. la verdad es que la pregunta me sorprendió. No pensé que hubiera en Cruces muchas posibilidades pero claro, es que tenía yo tan claro lo que quería que ni se me ocurrió pedirlo... epidural suavecita + espejo y por supuesto evitar una episiotomía ya que con Alaia me hicieron una pequeña y creo que no hubiera sido necesaria, me la hizo porque parecía que la niña venía grande y resulta que pesó 3580... no fue tan grande.

Después de un sueñecito en la camilla, llamé a la matrona y le dije que tenía ganas de empujar, que había notado "cosas raras", me miró y efectivamente me dijo que Ariane quería salir ya.

Así que en ese momento llamó a la enfermera, adaptaron a cama y a empujar!! al principio no distinguía bien las contracciones, creo que por el nerviosismo pero pronto las empecé a notar. Carmen Artola, mi matrona en Derio, que es un encanto además de una súper profesional dedicada a su trabajo, me dijo con Alaia que se me daba bien empujar... la verdad es que es algo que debe marcar la diferencia, si te concentras donde tienes que empujar, en un punto concreto lo haces mucho mejor.

La enfermera vino con el espejo y la verdad es que no tuve que hacer muchos pujos. Ander estaba a mi lado mirando todo, muuuuucho más tranquilo que la primera vez y yo también.

Cuando miré por primera vez vi su cabecita llenita de pelo negro que entraba y salía a medida que yo empujaba pero cada vez se veía más grande... tuve que hacerlo 3 o 4 veces, eso sí con todas mis fuerzas pero siempre concentrada en el punto G ( el del parto, no el otro jejeje). Hubo un momento que grité "Más abajo!!" y la matrona me dijo: "Más abajo qué?" y yo: " El espejo que no veo!! jajajaja" no quería perderme ni un solo instante.

Y salió mi pequeña como un pececillo... y me la pusieron en los brazos y la verdad es que al haberlo visto todo poco a poco al final me emocioné un montón. Ver como sale de ti es una experiencia preciosa!! desde luego que recomiendo lo del espejo...

En mi primer parto, como me hicieron episiotomía les pedí que lo quitaran, iba a ver mucha sangre y me daba miedo desmayarme o algo... como es la primera vez, no sabes...

Esta vez, lo vi todo, todo y todo!! y además le corté el cordón umbilical y hasta me decidí a inspeccionar la placenta cuando salió!

La verdad es que es una gozada cuando los partos son tan tranquilos, la matrona, la enfermera y la pediatra dijeron que querían un parto como el mío jejeje :) y fue en petit comité, sin ginecólogos, sin instrumentos, sustos ni sobresaltos.

y para poner la guinda al pastel la pediatra le hizo el test de Apgar a la niña y dijo: "Le voy a tener que poner un 10/10" todo perfecto... había salido llorando de la tripa! antes de tiempo ya pidiendo teta y abrazos.

Toda una experiencia que difícilmente repetiré, aunque nunca se sabe no? :D a por el niño?


1 comentario:

  1. Que guay! Como molan los partos asi! A mi tambien me preguntaron como queria que fuera el parto pero se nos olvido el espejo! Asi que me perdi las vistas! Jeje

    ResponderEliminar