domingo, 14 de septiembre de 2014

Los libros... a mano.

Pensando ya en la futura habitación de las dos niñas me doy cuenta de que lo más importante es que los libros estén a mano y sin tapar, es decir, que estén en un sitio que les invite a cogerlos, sin puertas ni alturas de por medio.

En la Educación Montessori es un pilar fundamental el presentar los juegos y actividades en lugares accesibles para el niño, para que elija en cada momento de forma autónoma con lo que quiere jugar.

Ya en esta entrada os hablé de los especieros de Ikea convertidos en estanterías... una idea muy económica, sin embargo no tienen mucho fondo por lo que es más difícil almacenar todos los libros.



En estas otras de la tienda online Verbaudet caben muchos más...


A veces pensamos que los libros son solo para cuando se van a dormir y nos pasamos el día pensando a qué jugar con los niños. No nos damos cuenta de que los libros no solo se leen sino que se puede jugar a 1000 cosas con sus imágenes, nosotras como Alaia todavía es pequeña jugamos al veo veo, a encontrar en el libro a los malos y a los buenos, a los que tienen cara de contentos y a los enfadados... a buscar chicos y chicas, hombres y animales... a lo que se nos ocurra dependiendo del libro.

Hay libros con ilustraciones preciosas pero que son para niños más mayores, para la edad de Alaia cuantos más colores básicos haya y más grandes sean las caras de los personajes mejor, así intento que vaya ensayando para sus futuras clases de educación emocional (de esto ya os hablaré en otro momento).




No hay comentarios:

Publicar un comentario