martes, 21 de octubre de 2014

Probióticos y prebióticos: claves en nuestra salud y la de nuestros hijos.

Nuestro organismo adulto está colonizado por cientos de especies de bacterias. Esta concentración bacteriana se da sobre todo en el intestino que alberga miles de millones de ellas, la mayoría beneficiosas. 

Es la llamada flora bacteriana, que nos ayuda en la absorción de nutrientes y en ocasiones es determinante en la absorción de compuestos como la vitamina K y algunas de las del grupo B. 

Una flora intestinal en equilibrio se consigue a base de una buena alimentación tanto de probióticos (las bacterias por ejemplo presentes en un yogur) como de prebióticos (para que se entienda... es la comida de los probióticos). Es decir, tenemos que potenciar nuestra colonia de "bichitos" y también tenemos que "darles de comer". 

En resumen, para que no os perdáis: 
¿Qué son?
- Los probióticos: Son organismos vivos que, ingeridos en cantidad adecuada, ejercen un efecto beneficioso y saludable para el organismo (ejemplo: yogur).
- Los prebióticos: Son sustancias no digeribles que favorecen el crecimiento selectivo de las bacterias beneficiosas (ejemplo: fibra presente en frutas y verduras).

¿Qué función tienen?
Nutritiva y metabólica: ayudan en la digestión, absorción y síntesis de muchs nutrientes.
Protectora: crean una barrera que impide el desarrollo de otro tipo de bacterias que no son beneficiosas. 
- Inmunomoduladora: tienen un papel esencial en el correcto funcionamiento del sistema inmune. 

Durante la gestación el intestino del feto carece de bacterias. Es a través del canal del parto, cuando el feto se expone a las bacterias presentes en la vagina de su madre y comienzan la colonización de su intestino.

Después, la leche materna favorece la presencia de lactobacilos y bifidobacterias, gracias este "oro blanco" el bebé sigue adquiriendo y diversificando su flora bacteriana que crece hasta los dos años, llegada esa edad se mantiene estable, ya es una flora bacteriana "adulta".

Sin embargo, determinadas circunstancias pueden alterar su equilibrio (mala alimentación, ingesta de antibióticos, enfermedades como la gastroenteritis, situaciones de estrés...) y por lo tanto una bajada de defensas (de los "bichos buenos" por llamarlos de alguna manera).

Podemos ayudar al niño a restablecer su flora intestinal después de algunos de estos procesos de desequilibrio siguiendo unos consejos: buena alimentación a base de cereales, yogures, frutas y verduras, animándole a beber agua, a hacer deporte, a moverse...  

Además productos como el que os recomiendo a continuación pueden ayudar en esa tarea de manera muy fiable:

El complemento alimenticio ProFaes4 EDAD ESCOLAR son unos comprimidos masticables (como los chicles) compuestos por bacterias probióticas (con beneficios avalados por más de 15 años de investigación) y 13 vitaminas esenciales todas ellas en una dosis del 100% de la CDR (cantidad diaria recomendada en niños de 4 a 16 años) a excepción de la vitamina D que se encuentra en un aporte extra del 150% de la CDR. Este aporte extra de vitaminas favorece el desarrollo inmunitario normal del niño. 
Complemento alimenticio infantil a base de Probióticos, vitaminas y minerales. 

La página web Anuestrasalud, se ha abierto para dar a conocer este producto y otros específicos que han sacado para adultos. Si tenéis cualquier duda podéis consultar estudios, beneficios asociados...

Además se ha puesto en marcha un concurso a través de su página de Facebook en el que se sortean 3 "Plan B Termal" para irte de escapada con quien elijas a un balneario... no es mala idea no?

Os animo a participar!! :D

........................

Este es un post patrocinado, pero no deja de ser un producto en el que creo y que os recomiendo. 


















No hay comentarios:

Publicar un comentario