domingo, 28 de febrero de 2016

Yogures caseros, ciencia y magia en la cocina

Vale, no soy una blogger muy pro. No me da la vida para escribir ni siquiera una entrada a la semana... pero vamos, que como nadie me da un duro por esto escribo cuando me da la gana... miento, cuando puedo... bueno, más bien cuando me dejan. 

La semana pasada estuve 4 días en Roma, sin niñas, fuimos 6 mujeres con ganas de hablar... pero bueno, el viaje mejor os lo cuento en otra entrada que hoy veo tema va de pizza, piscina pero sobre todo de yogures. 

El otro día al volver de la piscina con mi lechona mayor, le dejé elegir la cena. Estábamos solas y ella había hecho un gran esfuerzo. El cursillo se complica y aunque le gusta el agua como a su madre (que para eso soy acuario) siento que está en tensión pero que cuando lo hace se siente súper orgullosa y su padre y yo más. En otra entrada contaré nuestra experiencia con el curso de natación pero por resumir lo recomiendo al 100%, sin dudarlo (como véis tengo 1000 ideas para escribir pero son un 3% del tiempo...)

El jueves pasado como he comentado, hicimos una pizza con la base de tomate Mutti (que os recomiendo, porque está buenísima!!)  la podéis comprar en Eroski (mierda, se me ve el plumero jaja) bueno, a lo que iba... al ir a cerrar el horno me dio pena esa pérdida de calor residual que queda y que no se aprovecha y me acordé de una receta de yogures que leí el otro día en Pinterest. 

Se trataba de cómo hacer yogures en el microondas y en el horno. Yo la he mejorado un poco porque no han salido cuajados al 100% aunque están buenísimos y porque les he dado mi toque de vainilla, siempre tengo una botellita de aroma de vainilla y se lo echo a casi todos los postres que hago... me encanta hacer "marmitas" y echar de todo. Eso tiene que venirme de lo que me encantaba jugar a "potxingetas" cuando era pequeña (meter en un vaso un poco de agua y lo que surgiera :)  y mezclar con un palo jajaja (tengo el día juguetón hoy y además tengo como ganas de hablar... digo, de escribir) 


... Os voy a contar una pequeña historia familiar. No es la primera vez que hago yogures caseros, mi abuelo era veterinario y los hacía cada 2 por 3. El decía que comiendo yogures y bebiendo leche  de vaca llegabas a viejo. Yo hoy suelo discutir mucho acerca de lo bueno o malo de los lácteos con la gente, me acuerdo de mi abuelo. 

Nosotros tenemos una genética perfecta para que los lácteos nos sienten genial con toda su lactosa jajaja y ése es nuestro secreto familiar (no así la familia de mi marido :) espero que mis hijas tengan ese super poder mío de tolerar la lactosa y la proteína de leche de vaca hasta los 99 años jaja


La receta de mi abuelo era ésta:
- 1 litro de leche entera
- 1 yogur natural
- 1 cazuela grande con agua hirviendo
- 8 o 9 vasitos de cristal
- 1 hule 

Poner la leche en una cazuela y que vaya aumentando la temperatura despacio a fuego lento hasta justo 39 grados (mirarlo con un termómetro, el de mi abuelo era uno gigante de veterinario y me encantaba!!). Mezclar el yogur con la leche calentita, remover bien y echar la mezcla en los vasitos. Aquí viene la magia o por lo menos a  mi me lo parecía cuando era pequeña: extender en una esquina de la cocina el hule con la parte plástica para abajo y en el medio la cazuela con agua hirviendo (cuidado poner debajo una madera para que no se queme el hule) y poner los vasitos llenos de la mezcla al rededor de la cazuela. Cerrar todo haciendo como un paquete, que el hule lo cubra todo y que el calor quede dentro y no abrir. A la mañana siguiente, magia!!! ya están hechos los yogures. Mi abuelo decía, cuanto mejor sea la leche, mejor serán los yogures. 

Ahora vaamos con la receta de los yogures caseros al estilo "Ama Txula" con el microondas y el calor residual del horno tras hacer pizza :)  podríamos decir que es una receta de yogures "post pizza" que queda muy Ferrán Adriá:

Ingredientes: 
8 Tarritos de cristal
- 1 litro de leche entera
- 1 yogur natural (yo he utilizado el que solemos comprar Eroski basic)
- 2 cucharadas de leche en polvo (yo tenía una cápsula de leche en polvo de la Dolce Gusto y eso eché pero si no tienes no pasa nada... quedan bien)
- Azúcar (si quieres que sean azucarados)
- Un chorrito de aroma de vainilla  o del aroma que quieras o sin aroma!! :) 

Cubrir luego la fuente bien con los paños
Los yogures quedan más oscuros por el aroma de vainilla
Elaboración:
Mezclas todo muy bien en una fuente apta para microondas y lo metes 3 minutos a máxima potencia. Llenas los 9 carritos y los metes en una fuente que metes muy tapada con trapos (limpios!!) en el horno apagado pero con el calor residual. Los dejas toda la noche y voilá!! por la mañana a desayunar yogures cremositos a tu gusto. Aunque sabrán mejor después de unas horas en la nevera... todo hay que decirlo, no seas impaciente. Los niños flipan!! de leche sale el yogur! y luego le cuentas la batalla de los bichitos y vamos, te miran como las vacas al tren.  

A mi me han salido cuajados al límite, muy suavecitos, a Alaia le han encantado y a mi también pero para la próxima en vez de echar el yogur antes de meter la mezcla en el microondas lo echaré después para que la carga de fermentos sea la total y no me la "cargue" en el microondas (valga la redundancia jeje).

Que aproveche con lactosa y todo!! On Egin!! que decimos por aquí. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario